En los últimos días, las imágenes de árboles y arbustos cubiertos de telarañas en municipio de Messolonhi, Grecia, han dado la vuelta al mundo, pues estas cubren más de tres mil metros cuadrados de vegetación y caminos.

Según la profesora de biología molecular y genética de la Universidad Demócrito de Tracia, Maria Chatzaki, las condiciones atmosféricas, así como las altas temperaturas, la humedad y el alimento, crean las condiciones necesarias para que estas arañas, que por cierto son muy pequeñas, se puedan reproducir masivamente.

Además, detalló que “debajo del velo de la telaraña, hay un gran número de arañas macho y hembra que se aparean. Las arañas harán su fiesta y morirán pronto“, también explicó que ni las arañas o sus telarañas son un riesgo para el medio ambiente, animales domésticos o humanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here