Un niño de seis años obtuvo una indemnización de 37 millones  de libras esterlinas, ya que poco después de nacer contrajo el virus Herpes Simplex, en el Hospital General de Wattford.

Lo que empeoró su estado de salud, fue que no se le detectó de forma inmediata, por lo que el tratamiento tuvo un retraso de dos días, lo que le provocó lesiones cerebrales catastróficas: problemas de visión y comunicación, dificultades cognitivas y de movimiento, además de problemas de comportamiento.

Ante esto, el hospital fue demandado por daños y perjuicios, demandas por las cuales tendrá que pagar la cantidad antes mencionada y además deberá pagar la atención de 24 horas que el menor necesitará toda su vida.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here