En Mbizana, Sudáfrica, una mujer de 33 años falleció estando embarazada. Cuando su cuerpo fue trasladado para la funeraria, al ser abierto descubrieron el cadáver de un bebé.

Según medios locales, la mujer falleció repentinamente, sin embargo el hallazgo se suscitó cuando iban a preparar el cuerpo. El equipo de la funeraria quedó muy sorprendido.

Aparentemente el bebé murió por causas naturales, fue la explicación que dieron los médicos al respecto.

No es la primera vez que esto ocurre, este hecho no muy común es conocido como “coffin birth” o “parto de ataúd”, en el que el cuerpo expulsa al feto por un estado interno de putrefacción.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here