En la provincia de Pontevedra en España, una madre fue llevada a juicio, encarcelada y cuenta con una orden de alejamiento de su hijo por propinarle un par de cachetadas.

Por difícil y risible que esto se lea, un juzgado de grado inferior de la ciudad de Pontevedra sentenció a la mujer a pasar dos meses en prisión, además, de no poder acercarse a su hijo a más de 200 metros durante medio año, por el delito de maltrato en el ámbito de violencia domestica.

Los hechos ocurrieron, cuando el niño de 10 años no quería meterse abañar y empezó la discusión madre e hijo, la mujer se molesto y abofeteo al menor, dejándole las mejillas rojas por lo que tuvo que recibir atención medica.

La madre alegó que lo hizo como una forma de corrección a los actos de los jóvenes, sin embargo, el juzgado enfatizó que la facultad de los padres para corregir a los hijos, tiene como limite infranqueable la integridad física y moral de los mismos.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here