Durante el primer partido de los Diablos Rojos de México, en el nuevo Estadio Alfredo Harp Helú, también se dio la primer pelea.

Al terminar el encuentro entre los Padres de San Diego y el equipo local, uno de los aficionados, que se encontraba en estado de ebriedad, y su acompañante golpearon a uno de los elementos de la policía bancaria que le impidió orinar en las escaleras del lugar.

De acuerdo con varios videos que circulan en redes sociales, este sujeto golpeó con la cabeza al uniformado, e iniciaron una pelea que terminó al final de las escaleras, donde el ‘Diablo’ continuó golpeando a su contrincante, hasta que personal del estadio, así como sus acompañantes lograron separarlos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here