Es muy común cuando ya nos han llenado el “buche” de piedritas enojarse o explotar amedrentando contra todo y todos.

Ciertamente todos hemos pasado por ahí cuando las situaciones nos revisan y el enojo aparece, pero ¿quién dijo que enojarse era algo malo?.

Estudios que ha realizado la UNAM demuestran que enojarse 30 minutos al día puede beneficiar a nuestra salud ya que el proceso del enojo libera hormonas como la dopamina y también activa ciertos órganos en su proceso.

Así que definitivamente no es malo molestarse por cortos periodos de tiempo, y hacemos énfasis en los lapsos de tiempo ya que si se rebasa de los 30 minutos podrÍa llegar a perjudicarnos debido a que los niveles de cortisona aumentan provocando que las personas suban de peso.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here